Interpretative worlds.
Re-interpreting the World.

Mundializarse a lo grande

Michael ThalliumSí, ya sé, ya sé. Muchas personas en el mundo ven en la mundialización una amenaza, pero no yo, lo siento. Creo que por primera vez en la Historia tenemos al alcance de la mano la oportunidad de mundializarnos y ser grandes. Cada vez más personas tienen acceso a las redes sociales tales como Facebook, Twitter, Google + (y estoy convencido de que aparecerán muchas otras más en los años venideros). Son grandes instrumentos. Es verdad que cualquier instrumento puede utilizarse para hacer el bien o el mal, pero ¿qué pasa si los utilizamos para hacernos grandes? Aquí es donde entra en juego la pasión.

Tienes que sentir pasión por quien eres y por lo que haces, porque cuando así procedes, los demás te verán esa pasión en la cara y ¡eso es contagioso! A veces no nos damos cuenta de lo alentadoras o desalentadoras que nuestras palabras y acciones pueden llegar a ser. Así que decidí tocar mi “instrumento” de forma alentadora antes que desalentadora. Y ese instrumento es mi “voz”, aunque esa voz mía no es solo un sonido. Mi voz es el modo en que hablo, en que me muevo, en que siento, en que pienso y, sobre todo, en que me relaciono con los demás. Es el modo en que ahora estoy relacionándome con tu voz.

Sin embargo, me llevó tiempo darme cuenta de cuál es mi voz -me atrevo a decir que sigo afinándola- y también tuve dudas en el camino. Tuve que luchar con algunos bloqueos y creencias personales que me impedían desarrollar esa voz. Después de viajar y trabajar por el mundo, decidí hacer algo que integrase cuatro de mis pasiones en la vida: la comunicación (pasión por las personas), los idiomas (pasión por las palabras), la música (pasión por los sonidos) y la mundialización (pasión por la cultura). El resultado de ello fue hacerme coach mundial y de la grandeza (Global & Greatness Coach). Ese era mi sueño: tener una voz mundial para soplar las brasas de la grandeza en los fuegos interiores de la gente. Leonardo Wolk, un coach argentino que, como él dice, siempre ha sentido pasión por aprender y vocación por enseñar, explica esta bella metáfora con maestría en su fantástico libro titulado “Coaching: El arte de soplar brasas”: “un coach es un soplador de brasas…” Todos llevamos un fuego interior. No necesitamos que alguien nos traiga la leña o el combustible para arder. La mayoría de las veces tan solo necesitamos ese soplo que reavive nuestras llamas.

Por esta razón, considero que es muy enriquecedor llegar a conocer a “grandes” personas y rodearte de ellas y difundir su grandeza. A veces puede que tan solo se trate de un libro. ¡Algo tan simple como eso! Permíteme que ponga un ejemplo. Hará como un año y medio, terminé de leer un estupendo libro de Oliver Sacks titulado”Musicofilia“. Esta lectura me llevó a aprender, entre otras cosas, sobre Clive Wearing -el hombre sin memoria-, sobre Bianca Saez -una niña que padecía uno de los peores casos del síndrome de Tourette y felizmente recuperada tras una cirugía de estimulación cerebral profunda- sobre los “savant” y Rex Lewis Clack -un niño autista sobre el que la música surte un efecto transformador-. Recuerdo que viendo en Youtube uno de los vídeos sobre Rex, en una de las escenas aparecía una niña ciega. Su pasión por la música y grandeza me cautivaron inmediatamente y decidí ponerme en contacto con ella… y lo conseguí gracias a Internet y a las redes sociales, que me posibilitaron mundializarme en busca de la grandeza. Esa niña no es otra que Rachel Flowers, y un año y medio más tarde, iré a los EE.UU. para su 18º cumpleaños y pasaré las Navidades con su familia este año. No está mal para solo haber leído un libro, ¿no? (por no mencionar todos los nuevos amigos que hice en el camino).

Otro ejemplo. Hace un par de días, terminé de leer “Elogio de la imperfección”, un gran libro de la neurocientífica Rita Levy-Montalcini en el que muestra su pasión por la ciencia y su perseverancia en la investigación del NGF (factor de crecimiento nervioso) -le dieron el premio Nobel de medicina junto a Stanley Cohen en 1986-. En caso de que jamás hayas oído hablar de Rita, permíteme contarte que nació en 1909 y que aún sigue viva. Haz tus propios cálculos: ¡ahora tiene 103 años! Lo que resulta fascinante de ella es que, a pesar de su avanzada edad, sigue siendo una apasionada activista de los derechos de las mujeres en el mundo. Rita dice que la saga del NGF -todos esos altibajos a lo largo de los años de investigación- demuestra que la imperfección, y no la perfección, es la base del humano obrar. Y yo añado: ¡no necesitas ser perfecto para ser grande! “A los jóvenes les digo: no penséis en vosotros mismos, pensad en los demás. Pensad en el futuro que os aguarda, pensad en lo que podéis hacer y no temáis nada. No temáis las dificultades: yo he pasado muchas dificultades en el pasado y las superé sin temor, con total indiferencia hacia mí misma. Esta cita de Rita la puse en mi muro de Facebook. Ignoro si tendré tiempo de conocerla en persona antes de que fallezca, pero por el momento su libro me sirvió para hilar los puntos. Hace dos semanas, tuve la oportunidad de pasar un par de días con Lou Marinoff durante la presentación de su libro “El poder del Tao” en Madrid. Cenando con él, mantuvimos una conversación sobre la conciencia y el cerebro. Entonces yo saqué a relucir los descubrimientos de Rita Levy Montalcini y Lou me dijo que le enviara por correo más información al respecto. Seguidamente, mencionó que acababa de escribir un libro junto con Daisaku Ikeda y… ¡eureka! Para abreviar: soy amigo de la autora y coach estadounidense Jennifer Sertl y, por medio de ella, conocí a Amit Nagpal, cuyo mentor es, adivínalo… Daisaku Ikeda. Así que conecté Italia (Rita), Canadá (Lou), EE.UU. (Jennifer), India (Amit), Japón (Daisaku) y España (yo). ¿No es eso mundial y grande?

Te sugiero que hagas un experimento, por ejemplo. No leas, veas o escuches las noticias durante un tiempo. (Al fin y al cabo, las noticias no dejan de ser una creación subjetiva de otros seres humanos como tú y yo y, en muchas ocasiones, son desalentadoras. Es otro tipo de voz que te cuenta lo que hoy es importante para ti, para tu pueblo o ciudad, tu país, tu continente, para el mundo). En su lugar, haz que tu voz sea la noticia de hoy. No estoy diciendo que no hagas caso de lo que ocurre alrededor de ti -créeme, la Tierra seguirá girando si no lees las noticias-. Lo que digo es que puedes influir en lo que te ocurre a ti y a los demás desde el mismo momento en que tomas consciencia de que tu voz es la noticia hoy. Y esto puede que incluso mejore tus relaciones. Recuerda que si quieres saber lo que dicen los medios de comunicación, no tienes más que preguntarles a quienes te rodean. Ellos te lo contarán. Preguntando a otros, tendrás la gran oportunidad de conocer gente nueva. Encuentra tu pasión, sé grande, mundialízate.

¿Estás listo para dejar que tu voz apasionada sea la noticia contagiosa de hoy en el mundo?

Michael Thallium
Global & Greatness Coach
Reserva tu proceso de coaching aquí

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>